Ángel Mahler nos propone llevar la emoción que produce la música a otros ámbitos de la vida – GDFE